/

Los zoológicos: ¿un lugar para preservar animales o para explotarlos?

Últimamente, la controversia sobre si los zoos respetan los derechos animales, y si están en buenas condiciones, ha aumentado exponencialmente

Hoy en día existe un gran debate sobre si los zoológicos realmente cumplen las necesidades de los animales, o si solo los usan para exhibirlos y obtener beneficios. 

Un zoológico, según la RAE, es un “lugar donde se conservan, cuidan y a veces se crían diversas especies animales”, aunque a veces, parece que este concepto queda olvidado, ya que muchos centros se centran más en el turismo, que en la preservación y el cuidado de los animales. Hay estudios que indican que el estar siempre en constante contacto con la gente, provoca a los animales un alto nivel de estrés que, con el tiempo, puede alterar su comportamiento natural. 

Hace más de 250 años, se fundó en Viena el primer zoo en Europa, y desde entonces, ha habido muchos cambios. Antiguamente, el cuidado de los animales no era el adecuado, no se conocían sus necesidades alimenticias ni sociales, por lo que su salud se veía afectada. Además, los animales acostumbrados a estar en grupos familiares, eran separados y encerrados en jaulas individuales

En los zoológicos, desde siempre, se ha potenciado la exclusividad de las especies, y eso ha conllevado a su explotación. Por ejemplo, la orca Ulises, que fue trasladada del Zoo de Barcelona al de San Diego, donde a pesar de que su estimación de vida se haya reducido casi a la mitad por su explotación y sus condiciones de vida, sigue haciendo espectáculos abiertos al público. Otro ejemplo es Copito de Nieve, el único gorila albino del mundo, que se encontraba también en el Zoo de Barcelona. Copito de Nieve fue explotado para conseguir que tuviese descendencia también albina, tuvo 21 hijos con 3 hembras diferentes, pero ninguno heredó su pelaje blanco. 

Hoy, en pleno siglo XXI, sigue habiendo centros que no respetan las necesidades reales de los animales. El Zoológico de Barcelona, después de más de 35 años, cerrará su Aquarama, ¿pero es eso suficiente? ¿Deben hacerse más reformas? En nuestra opinión, derribar el Aquarama, es un buen comienzo, pero todavía hay mucho por hacer. Hay que reformar los espacios, donde puedan correr, esconderse de los humanos, y donde poder descansar sin ser molestados. Creemos, que solo los animales en peligro de extinción o heridos, deberían ser acogidos en zoológicos. Hay centros, donde los animales tienen muchísimo sitio, y donde sus espacios intentan plasmar su hábitat natural, y consideramos que estos deberían potenciarse. 

Redactors Juniors

,
close