Anna Méndez: “Trabajamos cuando nadie nos ve y estamos en todos los rincones de Lestonnac”

Por Laia Antón, Melani Encarnación y Yassmina Kasouane

Ana Méndez, junto con su equipo, hacen lo posible para que el colegio siempre brille. Su trabajo es discreto y ella es muy dulce. Hoy tenemos el placer de conocerla un poco más a fondo.

¿Qué cualidades consideras que ha de tener un buen equipo de limpieza?

Sin duda, tenemos que hacer el trabajo bien, tener iniciativa y disciplina a la hora de trabajar.

¿Cómo fue tu primer día trabajando en esta escuela? ¿Te lo esperabas así o estabas nerviosa?

Recuerdo el primer día como si fuera ayer. Fue muy bien y, como me gusta limpiar, no me resultó difícil. Estaba un poco nerviosa porque cambiaba de oficio, pero me adapté rápidamente.

¿Cuántos años llevas en la escuela y cuál es tu horario?

Se dice rápido, ¡pero ya son 14 años! Trabajo de 8:00 a 16:00h.

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

Lo que más me gusta es limpiar y rodearme de los niños y jóvenes. Siempre me saludan y son agradables conmigo.

¿Necesitas mucha paciencia para hacer tu trabajo?

Sí, ¡mucha! Pensad que trabajamos cuando nadie nos ve y estamos en todos los rincones de la casa. Lestonnac es enorme, ¡así que tenemos mucho trabajo y paciencia!

¿Piensas que tu lugar de trabajo es complicado?

A veces pienso que sí, pero normalmente lo llevo bien y es muy gratificante ver que la gente estudia en un buen ambiente de trabajo.

¿Cómo os organizais?

Hay varios turnos, uno de mañanas y otro de noches. Somos varias personas en cada turno y nos organizamos de tal manera que todo esté limpio y ordenado.

¿La peor hora es la del patio?

No, porque ahora los alumnos sois más conscientes de que no podéis ensuciar vuestro espacio y, al acabar el recreo, limpiais vuestra zona. De este modo, ahora queda todo más limpio.

¿A qué hora del día ves que hay más trabajo de lo normal?

Al mediodía es cuando hay el pico más grande de trabajo, puesto que hay muchos alumnos de infantil, primaria y secundaria que se quedan a comer y, con lo cual, son muchas personas pasando por el comedor en un espacio de tiempo corto.